LA PINGOLLA.NEANDERTALES

Félix Barroso Gutiérrez.

Cuántas tardes y cuántas lunas por esos cerros y valles de dios y del diablo tras las huellas de los neandertales y otros que les precedieron y les continuaron a lo largo de los muchos milenios del Paleolítico.  Han sido muchas (y lo siguen siendo) y no nos hace ni un pelo de gracia que, ahora, llegue un señor que estudiara en el elitista colegio Retamar (Opus Dei), de Pozuelo de Alarcón, y en la no menos exclusiva Universidad CEU San Pablo, para enmerdar a nuestros queridos amigos, los que corretearon por nuestros campos al final del Pleistoceno medio y a todo lo largo del superior.  Hablamos de ese señor que fue derrotado por el albaceteño, miembro del PSOE e hijo del alcalde franquista de su pueblo (Salobre, Albacete), José Bono Martínez, en las elecciones de mayo de 2003 a la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha.

Y como derrotado, se cogió tal rabieta que ni siquiera fue a tomar posesión de su cargo de diputado.  Nos referimos a Adolfo Suárez Illana, que ahora va de número 2 en la candidatura del PP por Madrid de cara a las elecciones del próximo 28 de abril.

Pues he aquí que este tal Adolfo, un niño bien y criado en ricas cunas, en una reciente entrevista en Onda Cero, intentando justificar su postura contra el aborto, como fiel militante de la derecha, ha afirmado lo siguiente: Los neandertales también lo usaban (el aborto); lo que pasa es que esperaban a que nacieran para cortarles la cabeza”.  Todo un exabrupto repugnante y vomitivo. ¿Qué sabrá ese abogado sobre nuestros prehistóricos de la Cultura Musteriense?  Absolutamente nada. Y como la ignorancia es muy atrevida, pues suelta sandeces de tal tipo.  Hace 100.000 años (por hacer algo de Historia), andaban por este chato planeta seis especies del género Homo: sapiens, neandertales, floresiensis, erectus y denisovanos.   De haber seguido coexistiendo, no tendrían valor alguno las actuales religiones; sus relatos divinos caerían por su propio peso.

Si nos centramos en nuestros camaradas neanderthalensis, veremos cómo un estudio, realizado en 2014, por investigadores del Centro de Paleocología Humana y Origen Evolutivo y del departamento de Arqueología de la Universidad de York, demuestra con un puñado de argumentos claros y rotundos que los niños neandertales estaban completamente integrados en el grupo y se les daba la protección necesaria.  Se ha confirmado, igualmente, el sentido de la compasión entre todos los individuos del mismo clan, como lo ponen de manifiesto los vestigios hallados en la cueva de Shanidar, en el Kurdistán iraquí.  Además, se ponía especial cuidado y mimo en los enterramientos de los más pequeños, tal y como se observa en la cueva francesa de Le Moustier o en la de Dederiyeh (Siria).

Más cercano a nosotros, en la localidad de Piloña (Asturias), se descubrió en 2017, dentro de la cueva de El Sidrón, el esqueleto casi completo de un niño neandertal de 7 años y 8 meses.  Los estudios afirman que el patrón de crecimiento del menor es semejante al de un niño actual, lo que implica que aquél se crio en un ambiente social y cognitivo apropiado, en tanto y cuanto los niños son dependientes y necesitan ser arropados durante la crianza por los miembros del grupo.  Por la edad del destete, presente en estos fósiles de hace 49.000 años, se deduce que la lactancia de los infantes neandertales durante entre dos años y medio y tres años.

Dicho lo cual, también habría que decir aquello del castizo: el que tuvo, retuvo.  Naturalmente, Adolfo Suárez Illana seguro que retiene muchas cosas de las que tuvo.  Don Miguel de Cervantes decía aquello de: Esto del heredar algo borra o templa en el heredero la memoria de la pena que es razón que deje el muerto.  Seguramente que heredó no solo cuantiosos bienes de su progenitor: el mitificado Adolfo Suárez González, Ministro-secretario general del Movimiento con el dictador Francisco Franco.  Adolfo padre debió de caerse, como el apóstol Saulo, del caballo y, con la vista puesta en llegar a ser Duque de Suárez, emprendió una conversión meteórica, pasando en un tiempo récord de ser un franco-falangista, guardián de las esencias del Régimen por el puesto que ocupaba, a convertirse en todo un adalid de la democracia.  Un caso rayano en el milagro.  A la Historia ha pasado como el arquitecto de la Transición, pero quien manejaba los hilos en la sombra era otro franquista: Torcuato Fernández-Miranda y Hevia, combatiente en las filas fascistas durante la guerra civil española, como alférez provisional.  Fue dirigente, en sus años universitarios, del Sindicato Español Universitario (SEU), donde militaban los cachorros más sobresalientes de aquella tiranía llamada El Movimiento y que nunca se movió hacia adelante, sino hacia el interior de la caverna.

Torcuato, al igual que Adolfo padre, serían galardonados por el rey emérito, conocido popularmente por El Campechano, amamantado por las ubres del franquismo y con más sombras que luces en su inviolable trayectoria vital, con el título de duque.  Curiosamente, Adolfo padre y Torcuato se definían como falangistas.  Pero nunca mostraron auténtico pedigrí joseantoniano.  De haberlo mostrado, jamás habrían aceptado reyes ni aristocracias, en tanto y cuanto la Falange era resueltamente republicana.  Los incisivos ataques de José Antonio al derecho divino de los reyes queda patente en varias declaraciones, rematado con aquella reflexión que soltó en su discurso del cine Madrid, en 1935: Nosotros entendemos que la Monarquía española cumplió su ciclo, se quedó sin sustancia y se desprendió como cáscara muerta el 14 de abril de 1931.

Torcuato y Adolfo padre fueron, en realidad, dos franquistas que apoyaron y loaron al tirano y a la hidra engendrada el 18 de julio de 1936, viviendo a cuerpo de rey mientras miles de españoles se hacinaban en las cárceles y muchos de ellos seguían yendo al paredón de los fusilamientos.  Como buenos trepas y posibilistas, se las ingeniaron para que el de Cebreros fuera el arráez de la nao, y el de Gijón el que trazara el rumbo.  Todo ello, claro está, después de haber desteñido sus espurias camisas azules y de aquella tragedia de Los Ángeles de San Rafael (Segovia), en junio de 1969, donde una vez más emergía el triángulo corrupción-especulación-impunidad, tan patente en estos últimos tiempos y en el que el Partido Popular ocupa las tres cuartas partes del espacio triangulado.  Adolfo Suárez González ostentaba, cuando aquella tragedia, el puesto de gobernador civil, por designación directa de Franco, en la provincia segoviana.

Echaría a andar aquella Transición, que no fue ni modélica, ni pacífica, ni extrapolable a parte alguna de la mano de conspicuos franquistas.  Se sucedieron diversas y graves crisis a lo largo de ella.  Ya lo decía el dramaturgo y poeta alemán Bertolt Brecha: La crisis se produce cuando lo viejo no acaba de morir y cuando lo nuevo no acaba de nacer.  Surgió el gatopardismo y, con él, llegaron los edulcorados Pactos de la Moncloa; la Ley de Amnistía de octubre de 1977, que dejó impunes los delitos de los asesinos franco-fascistas (los crímenes de lesa humanidad no prescriben); la represión infame de las masas obreras y estudiantiles, con una buena gavilla de ametrallamientos, por aquellas Fuerzas de Orden Público que seguían siendo, en su mayoría, fieles mamporreros de la dictadura que debía haber sido periclitada con una ruptura democrática en toda regla (de aquellos polvos vienen muchos de los actuales lodos); el espionaje a los sindicatos y el oscuro y criminal desmantelamiento de la Confederación Nacional del Trabajo (CNT), el mayor sindicato de trabajadores que existió durante la II República; el autogolpe de Estado del 23-F de 1981, del que ya hablan sin pelos en la lengua numerosos medios…

¡Cuánto habría que contar sobre aquellos años y de aquellos artífices que les vendieron y les siguen vendiendo la moto a los pobres españolitos de a pie!  Pero se necesitan más luces y taquígrafos.  Porque, a estas alturas, aún siguen cerradas con siete candados las salas donde se guardan los papeles de la UCD y del CDS; de la Brigada político-social; del Cuerpo Nacional de Policía; de la Guardia Civil y de otros archivos militares, de los Centros de Inteligencia y de otras cloacas del Estado (tan sucias como las de ahora).  Todos ellos referentes a aquella Transición que no sabemos si fue, en realidad, el tránsito hacia una Democracia con mayúsculas o hacia un remedo democrático vigilado y en el que hoy siguen, tras bastidores, con vara de mando las mismas familias y oligarquías que engordaron como hipopótamos en la dictadura franquista, sin olvidar a un sector de la Santa y Católica Iglesia y a otro de las FFAA y otros uniformados que aún siguen añorando al sanguinario déspota.  Nadie ha sido capaz de ponerles el dedo en la nariz.  Ni siquiera una llamada izquierda que tuvo, y tiene, voz de mando en la Moncloa, pero que perdió mucho pedigrí izquierdista en la travesía y que lo único que ha hecho ha sido callar y contemporizar cínicamente con tales poderes fácticos.

Decía el escritor y crítico Rafael Chirbes que los pobres no heredan bienes inmuebles, ni acciones bancarias; heredan taras, enfermedades, manías y sentimientos.  Seguro que Adolfo Suárez Illana no se encuentra entre tales herederos.  Pero tuvo y retuvo.  Su herencia ha sido otra, y tal herencia está pidiendo a voces su desmitificación. ¿A qué extrañar que milite en el Partido Popular si esta formación política se sostiene en los cimientos levantados por siete ministros franquistas?  Esperemos que no vuelva a mentar a nuestros queridos neandertales. Ellos están muy a gusto en nuestras memorias prehistóricas, tallando sus instrumentos líticos, cazando animales para comer (no por diversión) y recogiendo frutos silvestres.

Y ya, para desengrasar y para rebajar las bilisque a veces rebosan nuestras vesículas, os dejamos, como cosa acostumbrada, con los catorce versos de nuestro poeta, aquel que sigue correteando por estórdigas y ribazos.  Bueno y sano es dar un toque romántico a las radiografías de la actualidad política.  Hasta puede evitar alguna insidiosa úlcera estomacal.

LIBRE
Si no me buscas, no me hallas.  ¿Me escuchas?
¡Tú que vas a escucharme, camarada!
Te importo un pimiento y, por nada,
me mandas, sin decírmelo, a freír truchas.

No guardas tus dineros en mis huchas,
ni conmigo compartes banco o grada.
Pasas de mí y tu desdén es riada
que arrasa mis afanes y mis luchas.

No me dicen que sea mal tesorero,
ni que apeste lugar donde me siento.
Libre eres de pedirle tu dinero

a usurero que cobra un mil por ciento.
Yo seguiré diciendo que te quiero
y no alzaré los glúteos de mi asiento.


Comentarios
Añadir nuevo
Pablo  - un apunte   |2019-04-15 13:37:15
Sr Barroso:aún coincidiendo conla mayoría de su artículo, he de decirle que
entiendo no es exactamente correcto identificar al neofranquismo de Fraga y su
cuadrilla y el subsiguiente PP, con los neandertales, ya que esta raza al
parecer se extinguó, los motivos exactos tienen opiniones diversas, pero el
neofranquismo cerril, salvaje y brutal, no solo está vivito y coleando, sino
que se ha diversificado en tres partidos distintos, que no diferentes, y un solo
franquismo verdadero.
Eleuterio   |2019-04-16 00:00:59
Desmitificar no es ningún verbo uzbeko, pero es tal la comedura de coco que se
ha hecho al pueblo que harto difícil es poner a la figura del que fuera
Ministro Secretario General del Movimiento en el sitio que le corresponde. Para
el lavado de cerebros se necesitan otros relavados y por el momento no hay
lejía suficiente en el mercado. Hay que reconocer que Adolfo padre, con toda
su carga franquista, tenía un pase, pero el cachorro le ha salido con dos dedos
menos de frente.
Verdolago   |2019-04-16 00:05:35
A lo mejor cuando desaparezca el PP, que será cuando se desmorone y empiecen
las luchas intestinas entre ellos, quedando VOX como la derecha pura y dura, con
sus añoranzas franquistas, será entonces cuando quiten el nombre de Adolfo
Suárez de las calles, plazas y aeropuertos, porquee esa gente de VOX lo
considera un traidor a los ideales del Movimiento y los que así son
considerados por esas legiones de extrema derecha son purgados
irremediablemente, y si no, al tiempo; ahora nos toca pararles los pies, pero a
saber lo que nos deparan los tiempos.
Jurdana   |2019-04-16 00:49:51
Güenu, Ti Feli, qué bien disfrutáis con esus prehistóricuh de lo que sabéis
tantu, que vusotrus en cuantis tenéis un ratu libri, hala, a rebuscal por andi
Cristu perdió el mecheru con tal de encuentral el rastru de esa genti y ahora
vieni esi Adolfu, hiju del otru Adolfu y con menus lucis que esti, a dicil toas
esas bobás de que les cuertaban los neandartalis el gargüeru a loh sus niñus
en cuantu nacían, mira si será brutu y animal esi Adolfu, que ni tieni idea de
estoria y jamás de los jamasis habrá leíu un libro de los prehistóricuh,
qué vergüenza y dicin que va el segundu pa las elecionis en Madrí, pos cumu
tós sean cumu él, van apañaus, aunqui hay genti del PP que aunqui sean únus
muértus de jambri le votan a las derechas aunque pongan un machu cabríu en
cabeza o un guarrapu de la montanera. ¡Las cosas que hay que vel y oil,
válgame dios!
Caballo Loco   |2019-04-16 00:55:13
Se me pusieron los pelos como escarpias la mañana del 23-F de 1981, cuando
estaba a punto de cumplir los 19 años y andaba estudiando en Salamanca,
militando en la Joven Guardia Roja. Cogimos varios de esas Juventudes y otros
del Partido de los Trabajadores y preparamos la maleta, convencidos de que
aquello iba en serio y no nos quedaba otro remedio que largarnos para Portugal,
ya que nuestros padres y abuelos nos habían contado cosas terribles de los
fascistas en la guerra civil. Y ahora resulta que todo fue un montaje, un
autogolpe de ese picha brava que fue elegido rey por obra y gracia del genocida
Francisco Franco. Luego dirán que esto que tenemos es una democracia y lo
único que es es una cloaca atestada de mierda.
Argantonio-2013   |2019-04-16 13:12:58
Bien dice el columnista que de los polvos de la Transición vienen muchos lodos
de ahora, lo que se demostrará a medida que vayan cayendo del pedestal muchos
ídolos creados por los mass media en aquellos años y en los posteriores, que
no son otra cosa que ídolos con pies de barro; todo llegará cuando se abran
esos archivos que guardarán tantas desagradables sorpresas para los que
vendieron la moto averiada. Por algo, pese a que una Democracia auténtica ya
tenía que haberlo exigido como parte de su misma esencia democrática, los
siguen ocultando todos esos papeles, por algo será, algunos señores se juegan
mucho y pueden quedar a los pies de los caballos cuando se descubra la verdad
histórica.
Zascandil  - candileja2222@hotmail.com   |2019-04-16 13:18:25
Los trifachitos que conforman las tres derechas de este país y que ahora se
distinguen muy poco entre ellas porque parecen predicar lo mismo: políticas
económicas neoliberales, centralización del Estado, mayor acercamiento al
imperialismo estadounidense (sobre todo en su versión Trump) y todo ribeteado
con una veneración profunda hacia la sanguinaria dictadura franquista y sus
mentores..., pues ese trifachito pretende hacerse con el poder en este país y
retrotraernos, agarrándose a esa Transición que vale para todo, lo mismo para
un roto que para un descosido, en tanto y cuanto no se transitó hacia parte
alguna y los neofranquistas siguieron y siguen haciendo de las suyas.
Al pairo   |2019-04-17 14:34:55
¡Pero qué falta de respeto a los Neanderthales! ¿Pero quién se cree que es
ese señor llamado Adolfo Suárez Illana? ¿Con estas mimbres quiere el PP,
más agusanado que una manzana pocha, regenerar el partido? ¡Lo llevan claro!
Con este, aquel otro que va de número 1 por Huelva, llamado Juan José Cortés,
que cada vez que abre la boca se le enredan las palabras, otros compañeros
mártires, encabezados por el macho de la pirara, el Casado, que solo sabe que
insultar como si tuviese la boca llena de estiércol..., pues ¡menuda gavilla!
Estos acabarán, cuando pierdan un montón de escaños, a tirarse los trastos a
la cabeza y se desmoronarán como un helado bajo la canícula de agosto.
Mariluz   |2019-04-17 14:42:51
Cuando veo a gente de mi comarca, que nunca habían dado la mínima señal de
ser unos políticuchos barriobajeros, ahora me estoy haciendo cruces al verlos
vociferar invocando al dictador Franco en nombre de un partido que se llama
igual que un diccionario: VOX, pero los veo juntos con los del PP por los bares
y, cuando algunos domingos empinan el codo, se ponen todos ellos a cantar el
himno de la Legión, a sacar pecho y a decir que hay que acabar con todos los
rojos. Mi abuela, que tiene ya 99 años, cuando le cuento esto, me dice:
"lo mismo lo mismo que en el año 36, que iban por las calles del pueblo
hecho unos fanfarrones después que los del bando de Franco tomaron el
pueblo". Es increíble que esto ocurra en un país que ha sufrido una
guerra civil y una dictadura por culpa de gente de ese tipo. Algunos no tienen
memoria, están fanatizados. Lo peor es que entre ellos hay algunos cuyos
padres o abuelos...
Félix Barroso Gutiérrez  - NO SE EXTINGUIERON   |2019-04-20 19:03:47
El hombre de Neandertal (homo neardenthalensis), según los últimos avances de
la ciencia arqueológica, no se extinguió como se había creído. Parece ser
que resistió a los crudos tiempos que acontecieron a la llegada del "Homo
sapiens sapiens". Vestigios arqueológicos, como el niño de Lagar Velho
(Portugal), nos hablan claramente de una hibidración entre neandertales y
sapiens. Tales restos nos van más allá del 28.000 A.N.E, lo cual nos confirma
que los neandertales estuvieron sobre el planeta tierra muchos más años de lo
que se suponía, conviviendo con los sapiens y mezclándose realmente con
éstos. Habrá que esperar otros descubrimientos, que sin duda los habrá, para
confirmar con absoluta precisión estas hipótesis. ¡Salud!
Nombre:
Email:
 
Título:
Código UBB:
[b] [i] [u] [url] [quote] [code] [img] 
 
 
:angry::0:confused::cheer:B):evil::silly::dry::lol::kiss::D:pinch:
:(:shock::X:side::):P:unsure::woohoo::huh::whistle:;):s
:!::?::idea::arrow:
 

3.26 Copyright (C) 2008 Compojoom.com / Copyright (C) 2007 Alain Georgette / Copyright (C) 2006 Frantisek Hliva. All rights reserved."

 

El Bueno

EL FEO

EL MALO

UNO QUE PASABA POR AQUI