¡Que nos hagan reverencias ellos!

Arturo del Villar

Los monárquicos que quedan son pocos, pero escandalosos, por lo que parecen muchos, aunque sea una especie en estado de extinción. En su afán de supervivencia se aferran a las tradiciones medievales, las de su tiempo, y patalean cuando alguien las salta. Así ahora están clamando contra Ona Carbonell, por haber despreciado el protocolo cortesano, y en lugar de hacer reverencias ante sus majestades los reyes católicos nuestros señores, abrazó a cada uno de ellos y le dio un beso en cada mejilla, costumbre de saludo habitual entre los amigos.

Pero resulta que los reyes no tienen amigos, sino vasallos, de modo que hasta sus compis yoguis les llaman majestades. El rey es sacrosanto, porque nació para reinar, y basta, no necesita que nadie lo elija como a cualquier vulgar jefe de Estado republicano. Las hermanas del rey le llaman señor, y cuando el padre de Juan Carlos I hizo el paripé de renunciar a unos presun-tos derechos al trono que no tenía, se cuadró ante él y le llamó majestad, según todos vimos en un delirante reportaje televisivo. Lo que no cuenta el protocolo es cómo debían llamarle sus 1.500 barraganas cuando hacía el salto del tigre en sus lejanos buenos tiempos.

Los actuales reyes de España por la gracia del espermatozoide borbónico habían concedido una audiencia privada a la supermedallista nadadora Ona Carbonell, para agradecerle que lleve el nombre de España a lo alto del po-dio en los campeonatos. Leo en los diarios que es la nadadora con más me-dallas, 23, y el 23 de julio sus majestades los reyes católicos le concedieron una audiencia privada en el palacio de la Zarzuela que les pagamos los va-sallos con todos sus cortesanos servilones para que vivan como reyes. Au-diencia privada, con los fotógrafos invitados a retratar el momento en que la nadadora doblaba la rodilla ante sus majestades, como marca el protoco-lo, pero ella, aunque es nadadora, se lo saltó olímpicamente y en lugar de doblegarse dio un abrazo a cada uno con un beso en sus sendas reales meji-llas borbónicas (las de la Leti, consortes).

¡Qué escándalo, aúllan los monárquicos a coro! ¡No se debe invitar a pa-lacio a los plebeyos, chillan los loros dinásticos! Eso es cierto, Ona no de-bió concederles el honor de ir a visitarlos. Los reyes son nuestros criados, les pagamos un espléndido sueldo para que se diviertan con sus barraganas o con sus compis yoguis sin hacer nada práctico. Son ellos los que tienen que hacernos reverencias a nosotros, por estarlos manteniendo sin ningún beneficio social.

Pero callamos y pagamos, por lo que la llamada triprincesa de Asturies, Girona y Viana, duquesa de Montblanc, condesa de Cervera y señora de Balaguer al recibir a sus 12 años el collar de la Insigne Orden del Toisón de Oro, aunque quienes pertenecen a ella no tienen nada de insignes, exigió a sus compañeras de colegio que desde entonces debían hacerle reverencias. Ya veremos cómo acaban sus humos borbónicos. De momento en Girona le han quitado el título de princesa y le han prohibido la entrada en la comar-ca, y en Asturies no han llegado a tanto, pero el año pasado, cuando visitó Covadonga, aparecieron pintadas por todas partes con la inscripción “Astu-ries nun tien rei”. En el elitista colegio que le pagamos todos los españoles no se lo habrán enseñado, pero algún día deberá saber que en 1868 una Gloriosa Revolución en España mandó al exilio a su golfísima antepasada Isabel II de Borbón, al grito de ¡Viva España con honra! ¡Abajo los borbo-nes! ¿Ya sabe en dónde queda París?

ARTURO DEL VILLAR
PRESIDENTE DEL COLECTIVO REPUBLICANO TERCER MILENIO

Comentarios
Añadir nuevo
1º repúblca catalana   |2019-07-25 21:41:59
que está al caer, después república española, y estos a trabajar para
ganarse el pan
Nombre:
Email:
 
Título:
Código UBB:
[b] [i] [u] [url] [quote] [code] [img] 
 
 
:angry::0:confused::cheer:B):evil::silly::dry::lol::kiss::D:pinch:
:(:shock::X:side::):P:unsure::woohoo::huh::whistle:;):s
:!::?::idea::arrow:
 

3.26 Copyright (C) 2008 Compojoom.com / Copyright (C) 2007 Alain Georgette / Copyright (C) 2006 Frantisek Hliva. All rights reserved."

 

El Bueno

EL FEO

EL MALO

UNO QUE PASABA POR AQUI