Willy Brandt se negó a recibir Mijaíl Gorbachov

Cándido Marquesán

Al día siguiente de la caída del Muro de Berlín, The International Herald Tribune publicaba una viñeta soberbia: dos banqueros provistos de gruesos abrigos increpaban a un mendigo tirado en la nieve mientras exclamaban: "Hemos ganado". Constituye una original síntesis del malentendido imperante en estos años. En efecto, a partir de 1989 el capitalismo se presentaba ante el mundo como el flamante vencedor y junto con los Derechos Humanos y en ausencia de adversarios creíbles, iba a extender sus virtudes benéficas por toda la Tierra, transportando al planeta a la panacea de la civilización y del progreso.

La celebración de tal hazaña sumió a Europa y América del Norte en una peligrosa modorra, de la que muy pronto hubo que salir. Algunos fueron conscientes de los peligros.

Slavoj Zizek cita una anécdota en su libro Problemas en el paraíso. Del fin de la historia al fin del capitalismo. En la década de 1990, en Alemania circuló el rumor de que Gorbachov, en un viaje a Berlín tras perder el poder, visitó al excanciller Willy Brandt. Sin embargo, cuando él y su guardaespaldas llamaron al timbre, éste se negó a abrirle la puerta. El motivo era porque nunca le había perdonado a Gorbachov que permitiera la disolución del bloque comunista; no porque Brandt fuera un defensor del comunismo soviético, sino porque era consciente de que la desaparición del bloque comunista entrañaría la desaparición del Estado de bienestar en la Europa occidental socialdemócrata. Brandt sabía que el sistema capitalista estaba dispuesto a hacer concesiones a los trabajadores sólo si existía la seria amenaza de una alternativa, de un modo de producción diferente que prometía a los trabajadores sus derechos.

Sea cierta o no la anécdota, la caída del Muro de Berlín y el colapso subsiguiente de la U.R.S.S supuso el fin del socialismo, como alternativa clara al capitalismo, celebrado con jolgorio por todos los demócratas del mundo. Para Josep Fontana es más relevante el 1968 como fecha de inflexión, cuando con la actitud del PC en Francia y la del bloque soviético en Praga “está claro que los movimientos comunistas no tienen ni el proyecto ni la capacidad de subvertir la sociedad”.

Incluso antes, hubo intelectuales que dejaron de mirar a Moscú, tras los acontecimientos de Hungría en 1956, aunque ya supuso un durísima crítica al mito soviético, el libro de 1940 El cero y el infinito,  de Arthur Koestler. Archipiélago Gulag de Solzhenitsyn en 1973 también supuso otro aldabonazo. Mas, no solo se colapsó el socialismo, sino también la socialdemocracia. Y esto significó  que ya pudo consolidarse la versión más inhumana del capitalismo del siglo XX, el neoliberalismo descarnado, en la dimensión más depredadora de la acumulación capitalista: el capital financiero. Se aceleró ya una guerra total contra los derechos sociales y económicos, los sindicatos y los salarios. El desempleo y la precariedad estructurales y compatibles con un crecimiento insultante de las desigualdades. Destrucción de la democracia.

Echar la mirada hacia atrás viene bien. Acaba de celebrarse hace 2 años  el centenario de la Revolución Rusa. Las valoraciones han sido dispares. Desde un fracaso estrepitoso a un éxito, aunque limitado. Para Boaventura de Sousa Santos,  el siglo XX se inició con dos grandes modelos de transformación progresista de la sociedad: la revolución y el reformismo; y en el siglo XXI sin ninguno de ellos. La Revolución rusa radicalizó la opción entre los dos modelos, quedó claro para los trabajadores que había 2 opciones para la consecución de un futuro mejor al capitalismo, el socialismo. O la revolución, de ruptura institucional con la democracia representativa, quiebra de la legalidad, cambios en el régimen de propiedad; o el reformismo, que implicaba el respeto por las instituciones democráticas y el avance gradual vía parlamentaria en las reivindicaciones de los trabajadores.

El objetivo el mismo: socialismo. Al fracasar la revolución alemana (1918-1921), se fue imponiendo en Europa occidental la vía reformista, que en la posguerra dio origen a la socialdemocracia europea, un sistema político con altos niveles de productividad y de protección social, abandonando sin decirlo abiertamente el socialismo, al aceptar un capitalismo de rostro humano, y a partir de los 80 con los Mitterrand, Blair, Schroeder, González  sucumbiendo ante el tsunami neoliberal.

Termina Boaventura de Sousa Santos, las luchas entre ambas opciones fueron encarnizadas y permanentes ya a partir de los años 20, tras la creación de la III Internacional. Los comunistas acusando a los socialdemócratas de traicionar a la causa socialista. Estos a aquellos por su connivencia con los crímenes de Stalin y su defensa de la dictadura soviética.

Quiero terminar con tres reflexiones sobre la trascendencia histórica de la Revolución rusa. La primera es de Enzo Traverso de su obra Melancolía de izquierda. Después de las utopías. Indica que para  el gran historiador Eric Hobsbawm en su obra Historia del siglo XX el comunismo fue brutal pero no podría haber sido diferente. Se derrumbó a causa de sus propias contradicciones y estaba condenado a fracasar desde el inicio. No obstante, cumplió un papel histórico necesario porque salvó a la civilización y, finalmente, al propio capitalismo. Su vocación era sacrificial. Con las mismas palabras de Hobsbawm:

“Una de las ironías de este extraño siglo XX es que los resultados más duraderos de la Revolución de Octubre, cuyo objetivo era el derrocamiento mundial del capitalismo, hayan consistido en la salvación de su antagonista, tanto en la guerra como en la paz, al proporcionarle el incentivo-el miedo- para reformarse después de la Segunda Guerra Mundial y, gracias a la popularidad alcanzada por la planificación económica, suministrarles algunos de los procedimientos para su reforma”.

Durante la Segunda Guerra Mundial, el comunismo salvó a una humanidad amenazada por el nacionalsocialismo, que no habría sido vencido sin la resistencia de la Unión Soviética. Tras la crisis económica de 1929, la Revolución Rusa irrumpió como una alternativa global y obligó al sistema capitalista a reformarse. El keynesianismo no se podría entender sin la Unión Soviética como contracara de la crisis capitalista. Tanto la New Deal como el Estado de bienestar en las décadas de la posguerra fueron respuestas al desafío comunista. Semejante amenaza salvó el sistema capitalista.

Según Boaventura de Sousa Santos, el triunfo de la Revolución rusa consiste en haber planteado todos los problemas a los que las sociedades capitalistas se enfrentan hoy. Su fracaso radica en no haber resuelto ninguno. Excepto uno ¿Puede el capitalismo promover el bienestar de las grandes mayorías sin que esté en el terreno de la lucha social una alternativa creíble e inequívoca al capitalismo?

Este fue el problema que la Revolución rusa resolvió, y la respuesta fue clara. Muy clara. Y hoy esta respuesta  la estamos sufriendo dramáticamente con la expansión descarnada del capitalismo en su versión neoliberal. ¿Por qué esta implantación de este sistema económico tan brutal? Lo explica fehacientemente Josep Fontana: "Las clases dominantes han vivido siempre con fantasmas: los jacobinos, los carbonarios, los masones, los anarquistas, los comunistas. Eran amenazas fantasmales, pero los miedos eran reales. Con esos miedos los trabajadores obtuvieron de los gobiernos concesiones, y así mantuvieron el orden social. Bismarck fue el primero en introducir los seguros sociales en Europa para combatir al socialismo. Tras la II Guerra Mundial el miedo al comunismo de la Europa oriental propició que en occidente se implantase el Estado del bienestar. Con ingenuidad  interiorizamos que el progreso iniciado con la Ilustración y la Revolución francesa sería sempiterno. Craso error. Arrumbado el comunismo, los poderosos hoy, ¿a quién temen? 

Termino con un chiste ruso, "nada de lo que el comunismo nos decía de sí mismo era verdad, pero todo lo que decía del capitalismo se quedó corto”.





Comentarios
Añadir nuevo
Pablo  - comparación   |2019-09-09 13:02:19
El objetivo el mismo: socialismo. Al fracasar la revolución alemana
(1918-1921), se fue imponiendo en Europa occidental la vía reformista, que en
la posguerra dio origen a la socialdemocracia europea, un sistema político con
altos niveles de productividad y de protección social, abandonando sin decirlo
abiertamente el socialismo, al aceptar un capitalismo de rostro humano, y a
partir de los 80 con los Mitterrand, Blair, Schroeder, González sucumbiendo
ante el tsunami neoliberal.
Pablo  - comparación   |2019-09-09 13:05:18
solo había que comparar los logros de la socialdemocracia en los años 60 en
Europa, y comparar lo que existía detrás del telón de acero, era evidente
qué sistema a nivel económico y humano, era preferible, y cuando el telón ha
caido la cuestión no ofrece dudas.
HGWells   |2019-09-09 13:17:11
no solo la existencia del comunismo puede favorecer a los obreros por aquello
que puede ser elemento disuasorio para el capitalismo explotador en determindos
lugares, es el sistema productivo lo que prima para contentar a las clases menos
favorecidas si eleva su nivel de vida.Sucedió con la socialdemocracia y hasta
en una feroz dictadura como la española donde los tecnócratas del opus dei
supieron hacer crecer al pais que había sufrido una autarquía, creando unos
planes de desarrollo en lo económico que eliminaron en gran parte la enorme
pobreza existente en España, manteniendo la dictadura en el poder.
Fue
cuestión de oportunidad y de necesidad, sin el desarrollo ocurrido en los años
60 en España, posiblemente el Régimen no se hubiera mantenido, y en este caso
era para muchos cuestión de supervivencia interna, aunque la única oposición
interna al franquismo era el PCE, duramente perseguido.
Nombre:
Email:
 
Título:
Código UBB:
[b] [i] [u] [url] [quote] [code] [img] 
 
 
:angry::0:confused::cheer:B):evil::silly::dry::lol::kiss::D:pinch:
:(:shock::X:side::):P:unsure::woohoo::huh::whistle:;):s
:!::?::idea::arrow:
 

3.26 Copyright (C) 2008 Compojoom.com / Copyright (C) 2007 Alain Georgette / Copyright (C) 2006 Frantisek Hliva. All rights reserved."

 

El Bueno

EL FEO

EL MALO

UNO QUE PASABA POR AQUI