AGENDA DE LA NUEVA A-NORMALIDAD: 10 OCTUBRE 2021 (LXVII)

Félix Barroso Gutiéerez

Cada vez que recorro, en estos últimos tiempos, nuestras dehesas boyales y comunales, se me cae mi laica alma a pedazos.  Alambradas oxidadas, de espinos, por todas partes, como si fuesen campos de concentración.  Encinas, robles y alcornoques mutilados, con sus miembros podridos en el suelo, y con su copa volviéndose un descolorido y palúdico mar de hojas, que, no tardando, desnudarán al árbol y propiciarán su caquexia y muerte.  Es La Seca, enfermedad que avanza, inexorable, y que los botánicos tachan de pudrición radicular por filóftora.  Los campesinos no saben nada sobre ese microscópico hongo de tan extraño nombre y que provoca la putrefacción de las raíces e impide la absorción del agua y las sales minerales del suelo.

Solo se limitan a exclamar: “De antis no había esti andanciu.  Siguru que tó lo train las químicas y la putísima madri que lah parió·.  Ni las fuentes, que tanta sed quitaron a gañanes y pastores, se mantienen en pie.  Solo se sabe de ellas por algunos “reventaerus” (humedales) o porque la voz antigua indica con su índice encallecido donde estuvo este o aquel manantial.  La incuria y el abandono de nuestras dehesas y otros campos, que, no hace tantos años, estaban totalmente antropizados a lo largo de las cuatro estaciones y sometidos a un aprovechamiento racional, avalado por la experiencia de siglos, repercute en la degradación de nuestros ecosistemas.

Ahora, en este mes de octubre, las rejas de los arados abrían, en otras épocas, la madre Tierra y se desparramaba la simiente que generaría el pan que se ponía sobre la mesa y la paja y el grano para alimentar al ganado en los largos y duros inviernos.  Un cuarto de la dehesa se dividía cada año en “suertis” y cada familia del lugar tenía derecho a tres partes: una de tierra buena, otra de mediana y una tercera de textura más floja o de terreno más quebrado.  Tres lotes para ser labrados y sembrados y asegurar el pan diario y el pienso de los animales.  Las fraguas de los pueblos eran todo un sonar de martilleos sobre rejas, con el fin de conformarlas adecuadamente para las labores de la sementera.  Los sufridos burros, siempre tan serios, de grandes ojos crucificados por la resignación, iban abriendo surcos con su marcha cansina pero constante.  A veces, eran parejas mixtas, de asno y caballo.  Años de más atrás, por lo que cuentan, eran vacas las que se encargaban de las faenas de arada.   Ecos quedan, en la abrupta y montañosa comarca de Las Hurdes, de la vaca “cachana”, de baja alzada, muy recia y resistente, gran cuerna y color blanco sucio, con las que araban los “rozus” (suaves laderas de la montaña, donde sembraban el mijo y el centeno).  Todo apunta a que tal raza vacuna desapareció a principios del XIX.

Tiempos de la “simentera” o la “simentija”.  Miradas continuas de los gañanes hacia el firmamento, implorando unas gotas que no acababan de llegar transcurrido ya el veranillo de los membrillos.  Y rimbombantes voces, ciscándose en lo divino y lo terreno, de los labrantines cuando el asno se atollaba o la reja pegaba contra algún cancho.  Éramos chavales y, en los días sin escuela, acompañábamos a padres y abuelos por las tierras de pan llevar.  Algunos cepos en la mano, que íbamos colocando sobre los surcos recién labrados.  Las aves del cielo bajaban en cata de los gusanos y otros insectos que eran removidos de sus agujeros por la reja.  Algunas de ellas picaban el cebo, saltaba el muelle y eran estranguladas por los alambres acerados.  Luego, madres y abuelas pelaban los pájaros, que añadían proteínas al arroz o a las alubias.
Aquellas estampas de la sementera siguen metidas dentro de mis retinas.  Auténtico aguafuerte labriego, que ya fue curtido por lustros de agua y sol, pero vuelve a mí con la sepia emoción del viejo retrato.  No es un calco del celebrado óleo de “El Ángelus”, tan lleno de resignación cristiana.  Pero comparte con él aquella austeridad y la luz y emoción cotidianas que Jean-François Millet plasmara en su día de la Francia profunda y campesina.
………………………………………………………………………………………
Segundo escalón de la crónica: estado pandémico en la región extremeña.  Tres nuevos fallecidos por Covid-19, a tenor de los últimos datos registrados: una mujer de Don Benito, de 88 años, vacunada; un varón de 96 años, ingresado en la residencia de Alcollarín, vacunado, y una mujer de 73 años, no vacunada, de Valverde del Fresno.  El goteo de fallecidos indica que la pandemia sigue estando ahí.  Por otro lado, se han cerrado cuatro brotes: Villa del Campo, El Piornal, Monterrubio de la Serena y Salvatierra de los Barros.  Hay que contabilizar 29 casos positivos de contagiados.  Siguen hospitalizadas 15 personas; tres de ellas están en UCI.  La incidencia acumulada a los 14 días es de 47,20 casos.
………………………………………………………………………………………
Vamos con el tercer escalón y lo sentimos por aquellos a los que no les hagan gracia nuestras palabras.  Cada cual es muy libre para tener la cosmovisión sociopolítica que le venga en gana.  Nosotros respetamos las de los demás, lo cual no quita para que expongamos, sin pelos en la lengua, la nuestra.  Vamos, en esta ocasión, de presupuestos.  Prácticamente, el Gobierno de coalición, después de sus tiras y aflojas entre el sector pazguatamente reformista y liberal del PSOE y los ministros de Podemos, se ha cerrado un acuerdo.  Como no podía ser por menos, la derecha ha chirriado y ahí tenemos a la “gran figura” de José Luis Martínez-Almeida Navasqüés, alcalde de Madrid y portavoz nacional del PP, al que su madre, doña Ángela Navasqüés Cobián, muy católica y del Opus, afilió a dicho partido en cuanto cumplió los 18 años, afirmando que “es muy difícil que estos Presupuestos respondan a la realidad de lo que necesita España y menos aún si se han pactado con Podemos”.  ¿Sabrá acaso ese señor, con la mirada más escorada más allá de la derecha, lo que, en verdad, necesita España? ¡Claro que lo sabe!  Pero la España suya, a la que siempre la derecha la consideró su cortijo.  ¡Y qué horror si Podemos ha intervenido en las negociaciones!  ¿Cómo no va a intervenir si es parte del Gobierno de España?  La inquina visceral de la derecha a la auténtica izquierda les ciega los ojos y les envenena la lengua a los dirigentes ultraconservadores y que tantos guiños les hacen a los ultramontanos carcundas.

Pero José Luis Martínez-Almeida no deja de ser un monaguillo de Pablo Casado Blanco, el que, hoy por hoy, dirige y preside a las tropas del PP.  Casado, para no quedar debajo de su monago, ha lanzado por su boca “masterizada” que los Presupuestos “hipotecarán el futuro de las generaciones más jóvenes, porque son ‘papel mojado’ “.  Y vocifera tal exabrupto a sabiendas que tales Presupuestos destinan 12.000 millones de euros, en diferentes partidas, como el “cheque de vivienda” o el “bono cultural”, para ayudar a la emancipación de los menores de 35 años.  Y a sabiendas también, según diferentes analistas políticos, que estos Presupuestos son los más expansivos de toda la historia de España, destinando 240.365 millones de euros para gasto social, la mayor partida jamás contemplada en las cuentas de un Gobierno de este país.  Y Casado, al igual que Santiago Abascal, el máximo “jefe de centurias” del partido ultraderechista Vox, considera que dichos presupuestos atacan la propiedad privada con la nueva “Ley de Vivienda” aprobada.  ¡Se le ve el plumero a la legua a la derecha y a sus apéndices extremodiestros!  Históricamente, las derechas, cuando han visto que se emprendían tímidas reformas sociales por parte de la izquierda gobernante, rápidamente se han puesto a gritar, histéricas: “¡Que viene el lobo”!  “¡Que vienen los comunistas!”, “¡Que hunden nuestra patria y nos quitan las vacas y los gorrinos!”  Siempre azuzando el miedo para meter bajo sus alas rojigualdas a todos los crédulos, a los más desinformados y a los “probis jartus de pan” que no saben dónde tienen la mano derecha y, aún menos, la izquierda.  ¡Y mira que es cortita esa “Ley de Vivienda”!  Cierto que por primera vez se pondrán límite a los precios y se definirá lo que es una vivienda vacía y se hará hincapié en el carácter y la función social de la misma; pero mucho nos tememos que el 85% del mercado de viviendas en alquiler quede fuera de esas medidas de control de precios.  Se espera que la Ley se perfile con mayor concreción y se profundice en su dimensión social antes de su debate en el Congreso.
…………………………………………………………………………………………….

Dejamos de presupuestar y nos encaminamos tras las huellas de nuestros poetas.  Y ya sentimos los pasos de Ismael Carmona García, que amablemente nos entrega su poema: “Queá”, perteneciente a su poemario “Pan i Verea”.  Uno de los típicos poemas cortos de Carmona, pero no por ello exentos de profundidad poética y con el peso específico de nuestra “Lengua Estremeña”.  Toda una condensada ironía se expande por los cuatro versos que componen la poesía.  Más que de sobra para expresar lo que se pretende.

—QUEÁ—
«La esperança espera enas alas los pingüinus»
T’asperu nel quintu perhumi
del azahal, maravillosu,
comu el cassullu de terciopelu
del joyeru d’alguna diosa.

Haciendo alusión a la primera parte de esta crónica, que evoca los tiempos de la siembra del cereal en el mes de octubre, “El Poeta de la niebla” nos llega sin llegar hasta nosotros con un fragmento del poema “Sementera”, encuadrado en su poemario “Paisajes de Otoño”.
SEMENTERA
Abre la gran vagina de la tierra
con ferrugiento falo, acoplado
a tosco arado.  Y va fluyendo
el semen - tal que el tiempo de los tiempos –
de grasientos y briznosos fardeles.
Insignificantes, en verdad, son
hombre y bestias ante la inmensidad
de los largos surcos.  Bajo el impávido
cielo de octubre, la voz de trueno
del hombrecillo irrumpe con fuerza:
palabras furiosas, altisonantes,
traídas por los ecos de los siglos
como usual fonética de otoño;
pero curas párrocos tachábanlas
de blasfemias contra el Ojo que todo
lo ve: el Gran Hermano de los creyentes.

Mira el labrantín hacia lo alto
y sueña con enrollados grises,
con obesas pelotas de pelusa,
propiciatorias de otoñal tempero.
Y sus avarientas neuronas sueñan
con trigos reventando los costales,
con cuartillas colmadas de centeno,
con cebadas en troje rebosando,
con barcinas que el pajar atesten …
Eso es lo que sueña y lo que quiere
y no papandujas y ajaspajas.
Sabe que le es lícito soñar,
aunque, luego, la cruda realidad
sea dura tralla que le cruza el rostro
con saña.  Ay del pobre vivir del pobre:
por una hora buena, un ciento malas (…).

Comentarios
Añadir nuevo
Buen Rollo   |2021-10-13 16:55:53
¿Pero qué presupuestos creéis que presentarían las derechas? Pues todos
aquellos tendentes a privatizarlo todo, a favorecer el mercado capitalista, a
recortar en Sanidad, Educación y Dependencia; a mantener e incluso ampliar las
antiobreras reformas laborales, dar más dinero a la enseñanza privada, abolir
la nueva Ley de Educación, subir las pagas a las Fuerzas Armadas y de Seguridad
del Estado, para, si llega el caso, defender los intereses de la oligarquía,
etc., etc., etc. ¿Cómo no van pues a atacar los presupuestos aprobados por
el Gobierno de coalición que no contemplan tan arbitrarios y caciquiles
intereses?
Parlero   |2021-10-13 17:00:08
Me ha traído muchos recuerdos la primera parte del artícjlo de los tiempos de
sementera, cuando acudíamos con nuestros padres a sembrar el trigo, la cebada,
la avena, etc. en las partes que nos tocaban en el sorteo cada año de la dehesa
de nuestro pueblo. Yo conocí esta sementera hasta no hará más de 25 o 30
años. Estábamos todo el día en las tierras, comíamos a la sombra de alguna
encina, pues el sol todavía suele calentar algunos días en octubre y
regresábamos a casa, en cuando el sol comenzaba a declinar. Tiempos que se
recuerdan con mucho cariño.
Viva Zapata   |2021-10-13 17:06:58
Pues claro que el alcalde de Madrid, de las familias más ricas de esa ciudad,
metidos en el Opus, colaboradores estrechos del franquismo y de la monarquía,
José Luis Martínez-Almeida Navasqués, al que según leemos lo afilió su
señorona madre al PP a los 18 años de edad, dice lo que dice, porque dice lo
que tiene que decir un señor de derechas: que los presupuestos del Gobierno de
coalición no son los que necesita España. Tenían que ser unos presupuesto
que favorecieran a la clase alta y rica, o sea, a la derecha y sus lacayos,
entre los que se encuentran también muchos pobres hartos de sopas que aspiran a
ser como sus amos. Por lo tanto, José Luis dice lo que dice y con mucha razón
para él y para los suyos.
Comadrona   |2021-10-13 17:12:29
¿Os imagináis a un Pablo Casado como presidente de España? Pero si es el
hazmerreír de Europa! Ninguna preparación cultural, títulos alcanzados con
másteres regalados, tan pronto quiere ser de centro que de ultraderecha..., una
marioneta en manos de Aznar, el impresentable que nos metió en la guerra de
Irak y que escribía en plena democracia en los periódicos para atacar a
aquellos que cambiaban los nombres de Franco y José Antonio por otros más
acordes con los valores democráticos. Un franco-falangista gobernando a
España. No se lo cree ni él. Deberían estar los españoles locos si lo
consintieran, aunque todo puede pasar, pues como decía Napoleón los españoles
lo mismo van detrás de un cura con el cirio que arreándole estacazosl
Trinitrotolueno   |2021-10-13 18:38:37
Habla Pablo Casado del los jóvenes y pretende echarles un capote diciendo que
es papel mojado y agua en una cesta lo que contemplan los Presupuestos ¡2022
para los jóvenes. ¡Pero va de culo si piensa atraerse a los jóvenes a la
derecha! La mayor parte de las encuestas dice que los jóvenes entre 18 y 35
años votan a la izquierdamás a Podemos que al PSOE. Triplican a los jóvenes
que se decantan por las formaciones de derecha o ultraderecha.
Cotorino   |2021-10-13 18:43:28
Siendo un muchachuelo me acuerdo que íbamos en tiempos de la sementera a coger
los mocos de fragua que arrojaban los herreros, pues en este tiempo no paraban
de darle al fuelle y al martillo, machacando las rejas de arar. Cogíamos los
mocos de fragua, que algunos eran muy bonitos y parecían fósiles y nos
entreteníamos jugando con ellos. Se los echábamos encima a las muchchas
diciéndoles que eran las "babosas del diablo". Bien me acuerdo de
aquellos tiempos de sementera, que se oían a los labradores echar maldiciones
por la boca porque no llovía o porque los burros se atracaban arando.
Jurdana   |2021-10-13 18:49:09
Ya vemus don Ismael cumu se cachondea usté de arguna de esas pelanduscas, de
las que lo únicu se puedi esperal ,cumu bien dici usté, la mesma esperanza que
se espera que salga de las alas de los pingüinus, que no les sirvan pa ná,
pues no puedin volal. Escasus versus peru bien tiraus. Ya dejó el Pueta de la
Niebla aquellus versus tan desgarraus, que cuasi salían sangri, cuandu habraba
de la su amanti. Se conoci que ya se le ha pasau el arripíu y ahora, cumu en
los versus que mos trai, mo habra de la simentera a la su manera, tamién un
pocu trágica.
A la Izquierda   |2021-10-14 13:32:49
Pablo Casado y los que le rodean han hecho un cursillo acelerado de odio a la
izquierda, sobre todo a la formación política Podemos, que es la que
representa de forma más patente los valores de la verdadera izquierda, ya que
el PSOE nos tiene acostumbrados a numerosos bandazos y a abrazarse con la
derecha olvidándose de sus raíces republicanas y laicas. Este odio se ha
hecho ya crónico, aunque no habían hecho falta cursillos acelerados, pues se
arrastra desde que la derecha apoyó sin fisuras el golpe de Estado de los
mitares africanistas y franquistas en julio de 1936. Todavía se creen los
vencedores de esa guerra y así lo han manifestado determinados dirigentes del
PP y sobre todo de VOX, en la que hay varios diputados que ostentaron cargos
militares con el general Franco.
Rojinegro   |2021-10-14 13:36:13
La Ley de Vivienda se ha quedado en la mitad de su recorrido,según la tenía
redactada Podemos. Ha perdido mucha sangre en su recorrido y si no recupera
fuelle en la tramitación parlamentaria, no resolverá los problemas que tiene
la vivienda en España, donde millones de jóvenes y no tan jóvenes no pueden
acceder a ella porque carecen de recursos económicos y ello pese a que la
Constitución garantice el techo a todos los españoles.
Cermeño   |2021-10-14 13:40:45
Seguro que algunos se escandalizan que nosotros cuando éramos muchachos
pusiéramos los cepos para cazar pájaros que bajaban a comerse los gusanos que
salían de los terrones conforme nuestros padres iban arando en la sementera.
Entonces no había ningua especie protegida, las protegieron después cuando los
herbicidas y pesticidas habían exterminado a varias especies y roto la cadena
trófica. Pero los pájaros suponían para nuestras familias todo un aporte de
proteínas. Esto no lo pueden entender los ricos señoritos que solo
acostumbran a cazas en monterías que valen miles de euros y no se mueven el
puesto, dejando a los animales heridos de bala desangrándose durante horas en
el monte. Eso sí que es una infamia y no el cazar para comer.
Hermelinda   |2021-10-14 13:47:05
Cuando las primeras elecciones democráticas por toda la zona donde vivo la
gente de derechas, que eran casi siempre los caciques delos pueblos y sus
peones, apoyados por la guardia civil y los curas, que siempre estaban del lado
de ellos, salvo honrosas excepciones, gritaban '¡No les voteis a los de la
izquierda, que vendrá al día siguiente de ganar a quitaros una vaca de tres,
una gallina de cuatro, una cabra de cinco y una oveja de seis! Muchos, que ya
estaban amedrentados de por sí por el franquismo y veían que los de las
derechas eran los mismos se acojonaban y seguían dándoles el voto a los de las
derechas. Todavía lo siguen haciendo. La ignorancia e incultura solo cree
seres miedosos y conformistas con su miseria.
Nombre:
Email:
 
Título:
Código UBB:
[b] [i] [u] [url] [quote] [code] [img] 
 
 
:angry::0:confused::cheer:B):evil::silly::dry::lol::kiss::D:pinch:
:(:shock::X:side::):P:unsure::woohoo::huh::whistle:;):s
:!::?::idea::arrow:
 

3.26 Copyright (C) 2008 Compojoom.com / Copyright (C) 2007 Alain Georgette / Copyright (C) 2006 Frantisek Hliva. All rights reserved."

 

El Bueno

EL FEO

EL MALO

UNO QUE PASABA POR AQUI